Contenidodeinteracciónconelpaciente

Asma En Los Niños

Para descargar la versión traducida al ucraniano haga clic en el siguiente enlace

Mar.30.2020
View related content
 Asthma, Pediatric

Asma en los niños

Asthma, Pediatric

El asma es una enfermedad prolongada (crónica) que causa la inflamación y el estrechamiento repetidos (recurrentes) de las vías respiratorias. Las vías respiratorias son los conductos que van desde la nariz y la boca hasta los pulmones. Cuando los síntomas de asma se intensifican, se produce lo que se conoce como exacerbación del asma o ataque de asma. Cuando esto ocurre, al niño puede resultarle difícil respirar. Las exacerbaciones del asma pueden ir de leves a potencialmente mortales.

El asma no es curable, pero los medicamentos y los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar los síntomas de asma del niño. Es importante mantener el asma del niño bien controlada para reducir el grado de interferencia que esta enfermedad tiene en su vida cotidiana.

¿Cuáles son las causas?

Se desconoce la causa exacta del asma. Lo más probable es que se deba a la herencia familiar (genética) y a los factores ambientales en las primeras etapas de la vida.

¿Qué incrementa el riesgo?

El niño puede correr más riesgo de tener asma si:
  • Ha tenido determinados tipos de infecciones pulmonares (respiratorias) reiteradas.
  • Tiene alergias estacionales o una enfermedad alérgica en la piel (eczema).
  • Uno o ambos padres tienen alergias o asma.

¿Cuáles son los signos o los síntomas?

Los síntomas pueden variar en cada niño y en función de los factores desencadenantes de las exacerbaciones del asma. Los síntomas frecuentes incluyen los siguientes:
  • Sibilancias.
  • Dificultad para respirar (falta de aire).
  • Tos durante la noche o temprano por la mañana.
  • Tos frecuente o intensa durante un resfrío común.
  • Opresión en el pecho.
  • Dificultad para enunciar oraciones completas durante una exacerbación del asma.
  • Escasa tolerancia a los ejercicios.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se puede diagnosticar en función de lo siguiente:
  • Un examen físico y antecedentes médicos.
  • Estudios de la función pulmonar (espirometría). Estas pruebas permiten evaluar el flujo de aire en los pulmones.
  • Pruebas de alergia.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes, como radiografías.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de esta afección puede depender de los factores desencadenantes del asma del niño. El tratamiento puede incluir:
  • Evitar los factores desencadenantes del asma del niño.
  • Medicamentos. Generalmente, se usan dos tipos de medicamentos por vía inhalatoria para tratar el asma:
    • Medicamentos de control. Estos ayudan a evitar la aparición de los síntomas de asma. Generalmente, se toman todos los días.
    • Medicamentos de alivio o de rescate de acción rápida. Estos alivian los síntomas de asma rápidamente. Se utilizan cuando es necesario y proporcionan alivio a corto plazo.
  • Usar oxígeno complementario. Puede que esto sea necesario durante un episodio grave de asma.
  • Usar otros medicamentos, como los siguientes:
    • Medicamentos para las alergias, tales como antihistamínicos, en caso de que sus ataques de asma sean causados por alérgenos.
    • Medicamentos inmunológicos (inmunomoduladores). Estos medicamentos ayudan a controlar el sistema de defensa (inmunitario) del organismo.

El pediatra lo ayudará a elaborar un plan por escrito para el manejo y el tratamiento de las exacerbaciones del asma del niño (plan de acción para el asma). Este plan incluye lo siguiente:
  • Una lista de los factores desencadenantes del asma del niño, y cómo evitarlos.
  • Información acerca del momento en que se deben tomar los medicamentos y cuándo cambiar las dosis.

El plan de acción también incluye el uso de un dispositivo para medir la función pulmonar del niño (espirómetro). A menudo, el valor de flujo máximo del niño empezará a bajar antes de que usted o el niño reconozcan los síntomas de una exacerbación del asma.

Siga estas instrucciones en su casa:

  • Adminístrele los medicamentos de venta libre y los recetados al niño solamente como se lo haya indicado el pediatra.
  • Asegúrese de estar al día con las vacunas del niño como se lo haya indicado el pediatra. Esto puede incluir vacunas contra la gripe y la neumonía.
  • Use un espirómetro como se lo haya indicado el pediatra. Anote y lleve un registro de las lecturas del flujo máximo del niño.
  • Una vez que sepa cuáles son los factores desencadenantes del asma del niño, tome medidas para evitarlos.
  • Entienda y use el plan de acción para el asma a fin de abordar las exacerbaciones del asma. Asegúrese de que todas las personas que cuidan al niño:
    • Tengan una copia del plan de acción para el asma.
    • Sepan qué hacer durante una exacerbación del asma.
    • Tengan acceso a los medicamentos necesarios, si corresponde.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el pediatra. Esto es importante.

Comuníquese con un médico si:

  • El niño tiene sibilancias, le falta el aire o tiene tos que no mejoran con los medicamentos.
  • La mucosidad que el niño elimina al toser (esputo) es amarilla, verde, gris, sanguinolenta o más espesa que lo habitual.
  • Los medicamentos del niño le causan efectos secundarios, como erupción cutánea, picazón, hinchazón o dificultad para respirar.
  • En niño necesita recurrir más de 2 o 3 veces por semana a los medicamentos para aliviar los síntomas.
  • El flujo máximo del niño se mantiene entre el 50 % y el 79 % del mejor valor personal (zona amarilla) después de seguir el plan de acción para el asma durante 1 hora.
  • El niño tiene fiebre.

Solicite ayuda inmediatamente si:

  • El flujo máximo del niño es de menos del 50 % del mejor valor personal (zona roja).
  • El niño está empeorando y no responde al tratamiento durante una exacerbación del asma.
  • Al niño le falta el aire cuando descansa o cuando hace muy poca actividad física.
  • El niño tiene dificultad para comer, beber o hablar.
  • El niño siente dolor en el pecho.
  • Los labios o las uñas del niño están de color azulado.
  • El niño siente que está por desvanecerse, está mareado o se desmaya.
  • El niño es menor de 3 meses y tiene fiebre de 100 °F (38 °C) o más.

Resumen

  • El asma es una enfermedad prolongada (crónica) que causa episodios recurrentes de estrechamiento de las vías respiratorias. Los episodios de asma, también denominados ataques de asma, pueden provocar tos, sibilancias, falta de aire y dolor en el pecho.
  • El asma no es curable, pero los medicamentos y los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar la enfermedad y a tratar las exacerbaciones del asma.
  • Asegúrese de comprender cómo evitar los factores desencadenantes y cómo y cuándo el niño debe usar los medicamentos.
  • Las exacerbaciones del asma pueden ser desde leves hasta potencialmente mortales. Consiga ayuda de inmediato si el niño tiene una exacerbación del asma y no responde al tratamiento con los medicamentos de rescate habituales.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;