Contenidodeinteracciónconelpaciente

Clamidia En Las Mujeres

Para descargar la versión traducida al ucraniano haga clic en el siguiente enlace

Jan.25.2021
View related content
 Chlamydia, Female

Clamidia en las mujeres

Chlamydia, Female

La clamidia es una ITS (infección de transmisión sexual) cuya causa es una bacteria. Esta infección se propaga a través del contacto sexual. La clamidia se puede manifestar en diferentes partes del cuerpo, entre las que se incluyen las siguientes:
  • La uretra. Esta es la parte del cuerpo que drena la orina de la vejiga.
  • El cuello uterino. Esta es la parte más baja del útero.
  • La garganta.
  • El recto.

El tratamiento de esta afección no es complicado. Sin embargo, si se la deja sin tratar, la clamidia puede derivar en problemas de salud más graves, entre ellos, enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). La EIP puede aumentar el riesgo de no poder tener hijos. Además, las mujeres con clamidia no tratada que están embarazadas o quedan embarazadas pueden transmitir la infección a sus bebés durante el parto. Esto puede causar problemas de salud graves a los bebés.

¿Cuáles son las causas?

Esta afección es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. La bacteria se contrae de una pareja sexual infectada durante la actividad sexual. La clamidia se puede transmitir mediante el contacto con los genitales, la boca o el recto.

¿Qué incrementa el riesgo?

Los siguientes factores pueden hacer que sea más propensa a desarrollar esta afección:
  • No usar un condón de la manera correcta o no usar un condón cada vez que tenga relaciones sexuales.
  • Tener una pareja sexual nueva o tener más de una pareja sexual.
  • Ser mujer, tener entre 14 y 25 años, y ser sexualmente activa.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

En algunos casos, no hay síntomas, especialmente en las primeras etapas de la infección. No tener síntomas también se denomina “ser asintomática”.

Si hay síntomas, algunos de ellos pueden ser los siguientes:
  • Necesidad de orinar con frecuencia o sensación de dolor o ardor al orinar.
  • Secreción vaginal.
  • Enrojecimiento, dolor o hinchazón en el recto, o sangrado o secreción que proviene del recto. Cualquiera de estos síntomas pueden presentarse si la infección se contagió a través del sexo anal.
  • Dolor en el abdomen.
  • Dolor al tener sexo.
  • Sangrado entre los períodos menstruales o períodos irregulares.
  • Picazón, ardor o enrojecimiento en los ojos o secreciones en los ojos.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección puede diagnosticarse en función de lo siguiente:
  • Análisis de orina.
  • Pruebas de hisopado. Según sus síntomas, el médico puede usar un hisopo de algodón para recoger la secreción de su vagina o del recto para determinar la presencia de la bacteria.
  • Un examen pélvico.

¿Cómo se trata?

Esta afección se trata con antibióticos. Si está embarazada, deberá evitar determinados tipos de antibióticos.

Siga estas instrucciones en su casa:

Actividad sexual

  • Hable con sus parejas sexuales sobre su infección. Esto incluye a toda pareja con la que haya tenido sexo oral, anal o vaginal en el transcurso de los 60 días anteriores a la aparición de los síntomas. Las parejas sexuales también se deberán tratar, incluso si no tienen signos de la enfermedad.
  • No tenga relaciones sexuales hasta que usted y sus parejas sexuales hayan completado el tratamiento y su médico lo autorice. Si su médico le recetó un tratamiento con un medicamento de dosis única, espere 7 días después de recibir el medicamento para tener relaciones sexuales.

Instrucciones generales

  • Tome los medicamentos recetados y de venta libre como se lo haya indicado el médico. Termine todo el antibiótico, aunque comience a sentirse mejor.
  • Es su responsabilidad retirar los resultados de la prueba. Consulte al médico o pregunte en el departamento donde se realiza la prueba cuándo estarán listos los resultados.
  • Descanse mucho.
  • Consuma una dieta sana y bien equilibrada.
  • Beba suficiente líquido para mantener la orina de color amarillo pálido.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el médico. Esto es importante. Es posible que deba volver a realizarse una prueba a los 3 meses de haber finalizado el tratamiento para detectar la presencia de la infección.

¿Cómo se previene?

La única manera segura de evitar la clamidia es evitar las relaciones sexuales vaginales, anales y orales. Sin embargo, puede disminuir los riesgos si toma las siguientes precauciones:
  • Use preservativos de látex correctamente cada vez que tenga relaciones sexuales.
  • No tenga múltiples parejas sexuales.
  • Pregúntele a su pareja si se ha realizado pruebas de ITS y si los resultados fueron negativos.
  • Hágase exámenes de detección con regularidad para detectar la presencia de ITS.

Comuníquese con un médico si:

  • Presenta nuevos síntomas o sus síntomas no mejoran después de completar el tratamiento.
  • Tiene fiebre o escalofríos.
  • Siente dolor durante las relaciones sexuales.
  • Tiene un nuevo dolor articular o la zona de las articulaciones está hinchada.
  • Tiene períodos menstruales irregulares o tiene sangrado entre los períodos menstruales o después de tener relaciones sexuales.
  • Tiene síntomas similares a los de una gripe, como sudor nocturno, dolor de garganta o dolor muscular.
  • Está embarazada y tiene síntomas de clamidia.

Solicite ayuda de inmediato si:

  • El dolor empeora o no mejora con los medicamentos.
  • Tiene dolor en el abdomen o en la parte inferior de la espalda que no mejora con medicamentos.
  • Se siente mareado, débil o se desmaya.

Resumen

  • La clamidia es una ITS (infección de transmisión sexual) cuya causa es una bacteria. Esta infección se propaga a través del contacto sexual.
  • El tratamiento de esta afección no es complicado. Sin embargo, si se la deja sin tratar, la clamidia puede derivar en problemas de salud más graves, entre ellos, enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).
  • Algunas personas no presentan síntomas (son asintomáticas), especialmente en las primeras etapas de la infección.
  • Esta afección se trata con antibióticos.
  • El uso correcto de preservativos de látex cada vez que tenga relaciones sexuales puede ayudar a evitar la clamidia.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;