Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Dec.31.2020
 Community-Acquired Pneumonia, Adult

Neumonía extrahospitalaria en los adultos

Community-Acquired Pneumonia, Adult

La neumonía es una infección pulmonar que causa inflamación y la acumulación de mucosidad y líquido en los pulmones. Esto puede causar tos y dificultad para respirar. La neumonía extrahospitalaria es aquella que se desarrolla en personas que no están, ni han estado recientemente, en un hospital u otro centro de atención médica.
Por lo general, la neumonía se desarrolla como resultado de una enfermedad causada por un virus, como el resfrío común y la gripe (influenza). También puede ser causada por bacterias u hongos. Mientras que el resfrío y la gripe pueden transmitirse de una persona a otra (son contagiosos), la neumonía en sí no se considera contagiosa.

¿Cuáles son las causas?

Esta afección puede ser causada por lo siguiente:
  • Virus.
  • Bacterias.
  • Hongos, como el moho o las setas.

¿Qué incrementa el riesgo?

Los siguientes factores pueden hacer que sea más propenso a desarrollar esta afección:
  • Tener ciertas afecciones, por ejemplo:
    • Una enfermedad a largo plazo (crónica), que puede incluir enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma, insuficiencia cardíaca, fibrosis quística, diabetes, enfermedad renal, anemia drepanocítica y virus de inmunodeficiencia humana (VIH).
    • Una afección que incrementa el riesgo de respirar (aspirar) mucosidad y otros líquidos por la boca o la nariz.
    • Sistema de defensa del organismo (sistema inmunitario) debilitado.
  • Que le hayan extirpado el bazo (esplenectomía). El bazo es el órgano que ayuda a combatir microbios e infecciones.
  • No limpiarse bien los dientes y las encías (higiene dental deficiente).
  • Usar productos que contienen tabaco.
  • Viajar a lugares donde hay microbios que causan neumonía.
  • Estar cerca de ciertos animales o de hábitats de animales que tienen microbios que causan neumonía.
  • Ser mayor de 65 años.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

Los síntomas de esta afección incluyen:
  • Tos seca o húmeda (productiva).
  • Fiebre.
  • Sudoración o escalofríos.
  • Dolor en el pecho; en especial, al respirar profundamente o toser.
  • Respiración rápida, dificultad para respirar o falta de aire.
  • Cansancio (fatiga).
  • Dolores musculares.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se puede diagnosticar mediante sus antecedentes médicos y un examen físico. También pueden hacerle estudios, que incluyen los siguientes:
  • Radiografías de tórax.
  • Pruebas del nivel de oxígeno y otros gases en la sangre.
  • Pruebas de lo siguiente:
    • La sangre.
    • La mucosidad de los pulmones (esputo).
    • El líquido alrededor de los pulmones (líquido pleural).
    • La orina.
Si la neumonía es grave, se pueden realizar otros estudios para obtener más información sobre la causa.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de esta afección depende de muchos factores; por ejemplo, la causa de la neumonía, los medicamentos que toma y otras afecciones que tenga.
En la mayoría de los adultos, la neumonía puede tratarse en casa. En algunos casos, el tratamiento debe realizarse en un hospital y puede incluir lo siguiente:
  • Medicamentos que se administran por boca (por vía oral) o a través de una vía intravenosa (IV), como los siguientes:
    • Antibióticos, si la neumonía fue causada por una bacteria.
    • Medicamentos que matan a los virus (medicamentos antivirales), si un virus causó la neumonía.
  • Oxigenoterapia.
La neumonía grave, aunque es poco frecuente, puede requerir los siguientes tratamientos:
  • Ventilación mecánica. En este procedimiento, se utiliza una máquina para ayudarlo a respirar si no puede respirar bien por sus propios medios o mantener un nivel seguro de oxígeno en la sangre.
  • Toracocentesis. Este procedimiento elimina la acumulación de líquido pleural para ayudar a la respiración.

Siga estas instrucciones en su casa:

Medicamentos

  • Tome los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • Use medicamentos para la tos solamente si tiene dificultad para dormir. Los medicamentos para la tos pueden impedir que el cuerpo elimine la mucosidad de los pulmones.
  • Si le recetaron un antibiótico, tómelo como se lo haya indicado el médico. No deje de tomar el antibiótico aunque comience a sentirse mejor.

Estilo de vida


  • No beba alcohol.
  • No consuma ningún producto que contenga nicotina o tabaco, como cigarrillos, cigarrillos electrónicos y tabaco de mascar. Si necesita ayuda para dejar de consumir estos productos, consulte al médico.
  • Siga una dieta saludable. Esta debe incluir muchas verduras, frutas, cereales integrales, productos lácteos bajos en grasa y proteínas magras.

Instrucciones generales

  • Descanse mucho y duerma como mínimo 8 horas todas las noches.
  • De noche, duerma en posición parcialmente erguida. Coloque algunas almohadas debajo de la cabeza o duerma en una silla reclinable.
  • Retome sus actividades normales según lo indicado por el médico. Pregúntele al médico qué actividades son seguras para usted.
  • Beba suficiente líquido como para mantener la orina de color amarillo pálido. Esto ayuda a diluir la mucosidad de los pulmones.
  • Si tiene dolor de garganta, haga gárgaras con una mezcla de agua y sal 3 o 4 veces al día, o cuando sea necesario. Para preparar la mezcla de agua con sal, disuelva totalmente de ½ a 1 cucharadita (de 3 a 6 g) de sal en 1 taza (237 ml) de agua tibia.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el médico. Esto es importante.

¿Cómo se previene?

Puede disminuir el riesgo de contraer neumonía extrahospitalaria con las siguientes medidas:
  • Vacunarse contra la neumonía. Hay diferentes tipos y esquemas de vacunas contra la neumonía. Pregúntele al médico cuál es la opción más adecuada para usted. Considere la posibilidad de aplicarse la vacuna contra la neumonía si usted:
    • Es mayor de 65 años.
    • Tiene entre 19 y 65 años y está en tratamiento para el cáncer, tiene una enfermedad pulmonar crónica o tiene otras afecciones que afectan el sistema inmunitario. Pregúntele al médico si esto se aplica en su caso.
  • Colocarse la vacuna contra la gripe todos los años. Pregúntele al médico cuál es el tipo de vacuna más adecuado para usted.
  • Realizarse controles dentales regulares.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Use desinfectante para manos si no dispone de agua y jabón.

Comuníquese con un médico si tiene:

  • Fiebre.
  • Dificultad para dormir porque no puede controlar la tos con medicamentos.

Solicite ayuda de inmediato si:

  • La falta de aire empeora.
  • El dolor torácico aumenta.
  • La enfermedad empeora, especialmente si usted es un adulto mayor o su sistema inmunitario es débil.
  • Tose y escupe sangre.
Estos síntomas pueden representar un problema grave que constituye una emergencia. No espere a ver si los síntomas desaparecen. Solicite atención médica de inmediato. Comuníquese con el servicio de emergencias de su localidad (911 en los Estados Unidos). No conduzca por sus propios medios hasta el hospital.

Resumen

  • La neumonía es una infección en los pulmones.
  • La neumonía extrahospitalaria se desarrolla en personas que no han estado en el hospital. Puede ser causada por bacterias, virus u hongos.
  • Esta afección puede tratarse con antibióticos o medicamentos antivirales.
  • La neumonía grave puede requerir hospitalización y tratamiento para ayudar a la respiración.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;