Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Jun.24.2020
 Deconditioning

Desacondicionamiento

Deconditioning

El desacondicionamiento se refiere a los cambios en el cuerpo que se producen durante un período de inactividad. Estos cambios se producen en el corazón, los pulmones y los músculos. Estos lo hacen sentir cansado y débil (fatigado) y disminuyen su capacidad para estar activo. Las tres etapas del desacondicionamiento son las siguientes:
  • Desacondicionamiento leve. Este es un cambio en su capacidad para hacer ejercicio como lo hace habitualmente, como correr, andar en bicicleta o nadar.
  • Desacondicionamiento moderado. Este es un cambio en su capacidad para hacer actividades cotidianas, como caminar o hacer las compras y las tareas del hogar.
  • Desacondicionamiento grave. En esta etapa, es posible que no pueda hacer actividades mínimas o las tareas de cuidado propio habituales.

¿Cuáles son las causas?

El desacondicionamiento puede ocurrir después de tan solo unos días de inactividad. Cuanto más largo sea el período de inactividad, más grave será el desacondicionamiento y más tiempo tardará en retomar su ritmo normal. El desacondicionamiento suele ser causado por la inactividad debido a lo siguiente:
  • Enfermedades, como cáncer, accidente cerebrovascular, infarto de miocardio, fibromialgia o síndrome de fatiga crónica.
  • Lesiones, especialmente lesiones en la espalda, fractura de huesos y lesiones en los tejidos blandos, como los ligamentos o los tendones.
  • Una hospitalización prolongada.
  • Embarazo, especialmente si la mujer debe estar mucho tiempo en cama.

¿Qué incrementa el riesgo?

Los siguientes factores pueden hacer que sea más propenso a desarrollar esta afección:
  • Estar hospitalizado o hacer reposo en cama.
  • Obesidad.
  • Nutrición deficiente.
  • Ser un adulto mayor.
  • Tener una lesión o enfermedad que afecte los movimientos y las actividades.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

Los síntomas de esta afección incluyen:
  • Debilidad y cansancio.
  • Falta de aire al hacer un esfuerzo físico menor.
  • Latidos cardíacos más rápidos que lo normal. Si no se toma el pulso, podría no notarlo.
  • Dolor o molestias al hacer una actividad.
  • Disminución de la fuerza, la resistencia y el equilibrio.
  • Dificultad para hacer los ejercicios que hace habitualmente.
  • Dificultad para encargarse de las actividades cotidianas, como hacer las compras o las tareas domésticas. Es posible que también tenga problemas para caminar por la casa y encargarse del cuidado propio básico, por ejemplo, ir al baño, preparar la comida o lavar la ropa.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se diagnostica en función de sus antecedentes médicos y de un examen físico. Durante el examen físico, el médico evaluará la presencia de signos de desacondicionamiento, por ejemplo:
  • Disminución del tamaño de los músculos.
  • Disminución de la fuerza.
  • Problemas de equilibrio.
  • Falta de aire o frecuencia cardíaca más rápida de lo normal después de un esfuerzo menor.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de esta afección implica seguir un programa de ejercicios en el que la actividad aumenta lentamente. El médico le dirá cuáles son los ejercicios adecuados para usted. Probablemente, el programa de ejercicios incluya lo siguiente:
  • Ejercicio aeróbico. Este tipo de ejercicio ayuda a mejorar el funcionamiento del corazón, los pulmones y los músculos.
  • Entrenamiento de fuerza. Este tipo de ejercicio ayuda a aumentar el tamaño y la fuerza de los músculos.
Ambos tipos de ejercicios mejorarán su resistencia. Pueden derivarlo a un fisioterapeuta para que le arme un programa de entrenamiento de fortalecimiento para que usted siga sin riesgos.

Siga estas instrucciones en su casa:

Comida y bebida

  • Consuma una dieta sana y bien equilibrada. Esto puede comprender lo siguiente:
    • Proteínas, como carnes magras y pescado, para desarrollar músculos.
    • Frutas y verduras frescas.
    • Hidratos de carbono, como cereales integrales, para estimular la energía.
  • Beba suficiente líquido como para mantener la orina de color amarillo pálido.

Actividad

  • Siga el programa de ejercicios recomendado por el médico o el fisioterapeuta.
  • No aumente los ejercicios más rápido de lo que le indicaron.

Instrucciones generales

  • Tome los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • No consuma ningún producto que contenga nicotina o tabaco, como cigarrillos, cigarrillos electrónicos y tabaco de mascar. Si necesita ayuda para dejar de consumir estos productos, consulte al médico.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el médico. Esto es importante.

Comuníquese con un médico si:

  • No puede hacer el programa de ejercicios recomendado.
  • Se siente cada vez más cansado y débil.
  • Siente que va a desvanecerse cuando se incorpora para sentarse o ponerse de pie.
  • Su nivel de resistencia disminuye después de haber mejorado.

Busque ayuda de inmediato si:

  • Siente dolor en el pecho.
  • Tiene mucha dificultad para respirar.
  • Tiene episodios de desmayo.

Resumen

  • El desacondicionamiento se refiere a los cambios en el cuerpo que se producen durante un período de inactividad.
  • El desacondicionamiento se produce en el corazón, los pulmones y los músculos. Los cambios lo hacen sentir cansado y débil y disminuyen su capacidad para estar activo.
  • El tratamiento del desacondicionamiento implica seguir un programa de ejercicios en el que la actividad aumenta lentamente.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;