Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Jan.25.2021
 Home Oxygen Use, Infant

Uso del oxígeno en el hogar para los bebés

Home Oxygen Use, Infant

Cuando un bebé está estable desde el punto de vista médico, pero una afección a largo plazo (crónica) le impide obtener oxígeno suficiente, el médico puede recomendar el uso de oxígeno en el hogar para que el bebé pueda estar en su casa. El oxígeno es un tratamiento médico que requiere receta y una capacitación adicional. El médico le indicará:
  • Cuándo administrar el oxígeno. Es posible que se necesite más o menos oxígeno según los distintos momentos; por ejemplo, al comer, al dormir o al viajar a lugares donde hay un cambio de altitud.
  • Cuánto tiempo administrar el oxígeno.
  • Que tan rápido se debe administrar el oxígeno (velocidad del flujo), lo que se expresará en litros por minuto (lpm o l/m).
En el hogar, el oxígeno se puede administrar a través de:
  • Una cánula nasal. La cánula nasal es un dispositivo o tubo que se coloca en las fosas nasales.
  • Un tubo de respiración (cánula de traqueostomía) que se coloca en la tráquea por medio de una cirugía. Este puede utilizarse en casos graves.
  • Una máscara que cubre la nariz y la boca o cubre la cánula de traqueostomía.
Estos dispositivos se conectan con tubos a una fuente de oxígeno, por ejemplo:
  • A un tanque. Los tanques almacenan el oxígeno en forma de gas.
  • Un dispositivo de oxígeno líquido. Este almacena el oxígeno en forma líquida.
  • Un concentrador de oxígeno. Este filtra el oxígeno de la habitación. Utiliza electricidad, por eso es necesario tener un cilindro de oxígeno de repuesto en caso de que se corte la energía.

¿Cuáles son los riesgos?

  • Incendio. Esto puede suceder si el oxígeno se expone a una fuente de calor, una llama o una chispa.
  • Lesiones en la piel. Esto puede suceder si:
    • El oxígeno líquido entra en contacto con la piel.
    • Los tubos del oxígeno causan una úlcera por presión.
  • Lesiones en los pulmones u otros órganos. Esto puede suceder si se toma muy poco o demasiado oxígeno.

Materiales necesarios:

Para administrarle oxígeno al bebé, necesitará:
  • Una máscara, una cánula nasal o los suministros necesarios para una traqueostomía.
  • Un tanque de oxígeno, un dispositivo de oxígeno líquido o un concentrador de oxígeno.
  • La cinta adhesiva que le recomiende el pediatra para fijar los tubos (opcional).
Según el dispositivo de administración que utilice y la cantidad de oxígeno que el bebé necesite, es posible que también requiera:
  • Use un humidificador.
  • Un sistema de administración de bajo flujo.
Dependiendo de la afección del bebé, también pueden enviarle a casa con:
  • Un oxímetro de pulso. Este dispositivo se coloca en un dedo de la mano o del pie, o en el lóbulo de la oreja del bebé. Mide el nivel de oxígeno y la frecuencia cardíaca del bebé.
  • Un monitor de apnea. Esta es una máquina que se fija al pecho del bebé. Detecta la frecuencia cardíaca y la respiración, y emite una alarma si el bebé deja de respirar.

Cómo usar el oxígeno

El pediatra o una persona de la compañía del dispositivo médico le mostrará cómo usar el dispositivo de oxígeno y cómo administrar oxígeno. Siga sus instrucciones. Las indicaciones pueden ser similares a las siguientes:
  1. Si usa un concentrador de oxígeno, asegúrese de que esté enchufado. Si usa un tanque, controle el nivel de oxígeno para asegurarse de que haya suficiente.
  2. Coloque un extremo del tubo en el puerto de la máquina, del tanque o del dispositivo.
  3. Asegúrese de que la configuración del flujo de oxígeno en la máquina se encuentre en el nivel indicado por el médico.
  4. Encienda la máquina o ajuste la perilla del tanque o el dispositivo para determinar la configuración correcta.
  5. En caso de que necesite verificar si la unidad está funcionando, coloque el extremo del tubo en un vaso de agua. El agua hará burbujas si el oxígeno fluye.
  6. Lávese las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos antes de tocar al bebé.
  7. Ubíquese cómodamente con el bebé.
  8. Coloque la máscara sobre la nariz y la boca del bebé. O, ubique la cánula nasal y asegúrela con cinta, si se lo indican. Si el bebé tiene una traqueostomía, conecte el tubo a la fuente de oxígeno según las indicaciones. Quizás necesite otra persona para evitar que el bebé agarre los tubos. También puede probar darle al bebé un juguete para que juegue mientras usted fija la máscara o la cánula.
  9. Cuando termine, apague y desenchufe la máquina, o coloque la perilla en la posición de apagado.

Cómo limpiar y conservar los suministros para la administración de oxígeno

Cánula nasal

  • Límpiela con un paño embebido en agua tibia y jabón al menos una vez por semana o cuando sea necesario.
  • Reemplácela cada 2 a 4 semanas.
  • Si el bebé tiene un resfrío, cambie la cánula cuando el bebé se haya curado.

Máscara

  • Reemplácela cada 2 a 4 semanas.
  • Si el bebé tiene un resfrío, cambie la máscara cuando el bebé se haya curado.

Botella del humidificador

  • Pregúntele al pediatra o a la compañía de suministros médicos con qué frecuencia debe cambiar y lavar la botella del humidificador. Para hacer esto:
    • Lávela con agua tibia y jabón.
    • Enjuáguela cuidadosamente.
    • Séquela al aire.
    • Vuelva a llenarla con agua destilada.

Concentrador de oxígeno

  • Cambie el filtro de aire al menos una vez al mes o según lo indicado para el equipo médico para el hogar y la compañía de servicios.
  • Limpie el gabinete todos los días. Para hacer esto:
    • Desconecte la unidad del toma.
    • Limpie el gabinete con un paño húmedo.
    • Séquelo.

Otros elementos

  • Cambie los tubos adicionales cada 1 o 3 meses.
  • Siga las indicaciones del pediatra acerca de los cuidados con otros equipos.

Consejos de seguridad

Consejos de seguridad contra incendios

  • Mantenga en todo momento el oxígeno y los suministros del bebé a 6 pies (2 m) de distancia como mínimo de las fuentes de calor, las llamas y las chispas.
  • No permita que se fume cerca del oxígeno del bebé. Coloque carteles en su casa de "prohibido fumar".
  • No use materiales que se prendan fuego con facilidad (inflamables) mientras use el oxígeno. Esto puede comprender lo siguiente:
    • Alcohol rectificado.
    • Vaselina.
    • Spray para el cabello o aerosoles.
    • Desinfectante de manos.
  • Tenga a mano un extintor de incendios. Infórmele al departamento de bomberos que tiene oxígeno en su casa.
  • Controle regularmente los detectores de humo de su hogar.

Viajes

  • Asegure el tanque de oxígeno en el vehículo, de modo que no se mueva. Siga las instrucciones de la compañía del dispositivo médico acerca de cómo sujetar el tanque de manera segura.
  • Asegúrese de tener suficiente oxígeno para la cantidad de tiempo que el bebé estará fuera de la casa.
  • Si planea viajar en transporte público (avión, tren, autobús o embarcación) con el bebé, póngase en contacto con la compañía para averiguar cuál es su política sobre el suministro de oxígeno portátil. Es posible que también necesite documentos de un médico y de la compañía del dispositivo médico antes de viajar.

Consejos generales de seguridad

  • Trate de tener suministros adicionales a mano, incluidas una cánula y una máscara extra, además de tubos extra.
  • Si usa un cilindro de oxígeno, asegúrese de que esté fijado a una base o a algún objeto fijo.
  • Si usa oxígeno líquido, asegúrese de que el recipiente esté en posición vertical.
  • Si usa un concentrador de oxígeno:
    • Infórmelo a su compañía eléctrica. Es importante que le den un servicio prioritario en caso de que corten la energía. Es importante tener un cilindro de oxígeno de repuesto para usar hasta que vuelva la energía.
    • Evite usar alargadores eléctricos.
  • Asegúrese de tener acceso a un teléfono en caso de emergencia. Tenga a mano los números de emergencia, como los del pediatra y de la compañía de suministros médicos.

Siga estas instrucciones en su casa:

  • Administre el oxígeno solamente como se lo haya indicado el médico.
  • Aprenda cómo y cuándo debe pedir una recarga de oxígeno.
  • Siempre tenga un tanque de oxígeno de repuesto. Planifique con antelación las vacaciones ya que puede no conseguir que le surtan la receta.
  • Use lubricantes a base agua en los labios o las fosas nasales del bebé. No use productos a base de aceite, como la vaselina.
  • Para evitar la irritación de las mejillas o la piel detrás de las orejas del bebé, coloque una gasa debajo de los tubos.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el pediatra. Esto es importante. Las visitas de seguimiento regulares son necesarias para evaluar los cambios en la afección del bebé y en su necesidad de recibir oxígeno.

Comuníquese con un médico si:

  • El bebé parece más cansado de lo normal y le falta energía.
  • El bebé tiene la piel seca o irritada.
  • El bebé sangra por la nariz.
  • El bebé no se alimenta o no duerme bien.
  • El bebé está irritable.
  • El bebé tiene más tos o está congestionado.

Solicite ayuda de inmediato si:

  • El bebé está débil o renguea.
  • El bebé respira más rápido de lo normal.
  • El bebé tiene dificultades para respirar.
  • La piel del bebé tiene un color grisáceo o azulado alrededor de los labios, las encías o los ojos.
  • Mientras respira, el bebé:
    • Hace sonidos de sibilancias.
    • Hace sonidos de gruñido.
    • Se le contrae el pecho.
    • Tiene dilatación de los orificios nasales.
    • Respira con la barriga.
Estos síntomas pueden representar un problema grave que constituye una emergencia. No espere a ver si los síntomas desaparecen. Solicite atención médica de inmediato. Comuníquese con el servicio de emergencias de su localidad (911 en los Estados Unidos).

Resumen

  • El oxígeno es un tratamiento médico que requiere receta y una capacitación adicional.
  • El pediatra o una persona de la compañía del dispositivo médico le mostrará cómo usar el dispositivo de oxígeno y cómo administrar oxígeno. Siga sus instrucciones.
  • Si usa un concentrador de oxígeno, asegúrese de que esté enchufado. Utiliza electricidad, por eso es necesario tener un cilindro de oxígeno de repuesto en caso de que se corte la energía.
  • Asegúrese de que la configuración del flujo de oxígeno en la máquina se encuentre en el nivel indicado por el médico.
  • Mantenga en todo momento el oxígeno y los suministros a 6 pies (2 m) de distancia como mínimo de las fuentes de calor, las llamas y las chispas.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;