Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Jul.31.2019
 Influenza, Pediatric

Gripe en los niños

Influenza, Pediatric

La gripe, también llamada “influenza”, es una infección viral que afecta, principalmente, las vías respiratorias. Las vías respiratorias incluyen órganos que ayudan al niño a respirar, como los pulmones, la nariz y la garganta. La gripe provoca muchos síntomas similares a los del resfrío común, junto con fiebre alta y dolor corporal.
Se transmite fácilmente de persona a persona (es contagiosa). La mejor manera de prevenir la gripe en los niños es aplicándoles la vacuna contra la gripe (vacunación antigripal) todos los años.

¿Cuáles son las causas?

La causa de esta afección es el virus de la influenza. El niño puede contraer el virus de las siguientes maneras:
  • Al inhalar las gotitas que están en el aire liberadas por la tos o el estornudo de una persona infectada.
  • Al tocar algo que estuvo expuesto al virus (fue contaminado) y después tocarse la boca, nariz u ojos.

¿Qué incrementa el riesgo?

El niño puede tener más probabilidades de presentar esta afección si:
  • No se lava o desinfecta las manos con frecuencia.
  • Tiene contacto cercano con muchas personas durante la temporada de resfrío y gripe.
  • Se toca la boca, los ojos o la nariz sin antes lavarse ni desinfectarse las manos.
  • No recibe la vacuna anual contra la gripe.
El niño puede correr un mayor riesgo de contagiarse la gripe, incluso con problemas graves como una infección pulmonar grave (neumonía), si:
  • Tiene debilitado el sistema que combate las enfermedades (sistema inmunitario). El niño puede tener el sistema inmunitario debilitado si:
    • Tiene VIH o el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).
    • Está recibiendo quimioterapia.
    • Usa medicamentos que reducen (suprimen) la actividad del sistema inmunitario.
  • Tiene una enfermedad prolongada (crónica), por ejemplo:
    • Un problema en el hígado o los riñones.
    • Diabetes.
    • Anemia.
    • Asma.
  • Tiene mucho sobrepeso (obesidad mórbida).

¿Cuáles son los signos o los síntomas?

Los síntomas pueden variar según la edad del niño. Normalmente comienzan de repente y duran entre 4 y 14 días. Entre los síntomas, se pueden incluir los siguientes:
  • Fiebre y escalofríos.
  • Dolores de cabeza, dolores en el cuerpo o dolores musculares.
  • Dolor de garganta.
  • Tos.
  • Secreción o congestión nasal.
  • Malestar en el pecho.
  • Falta de apetito.
  • Debilidad o fatiga.
  • Mareos.
  • Náuseas o vómitos.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se puede diagnosticar en función de lo siguiente:
  • Los síntomas y antecedentes médicos del niño.
  • Un examen físico.
  • Un hisopado de nariz o garganta del niño y el análisis del líquido extraído para detectar el virus de la gripe.

¿Cómo se trata?

Si la gripe se diagnostica de forma temprana, al niño se lo puede tratar con medicamentos que pueden ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad y reducir su duración (medicamentos antivirales). Estos pueden administrarse por boca (vía oral) o por vía intravenosa.
En muchos casos, la gripe desaparece sola. Si el niño tiene síntomas o complicaciones graves, puede recibir tratamiento en un hospital.

Siga estas indicaciones en su casa:

Medicamentos

  • Administre al niño los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado su pediatra.
  • No le administre aspirina al niño por el riesgo de que contraiga el síndrome de Reye.

Comida y bebida

  • Asegúrese de que el niño beba la suficiente cantidad de líquido como para mantener la orina de color amarillo pálido.
  • Si se lo indicaron, dele al niño una solución de rehidratación oral (SRO). Esta es una bebida que se vende en farmacias y tiendas minoristas.
  • Ofrezca al niño líquidos claros, como agua, helados de agua bajos en calorías y jugo de fruta diluido. Haga que el niño beba el líquido lentamente y en pequeñas cantidades. Aumente la cantidad gradualmente.
  • Si su hijo es aún un bebé, continúe amamantándolo o dándole el biberón. Hágalo en pequeñas cantidades y con frecuencia. Aumente la cantidad gradualmente. No le dé agua adicional al bebé.
  • Si el niño consume alimentos sólidos, ofrézcale alimentos blandos en pequeñas cantidades cada 3 o 4 horas. Continúe alimentando al niño como lo hace normalmente, pero evite darle alimentos condimentados o con alto contenido de grasa.
  • Evite darle al niño líquidos que contengan mucha azúcar o cafeína, como bebidas deportivas y refrescos.

Actividad

  • El niño debe hacer todo el reposo que necesite y dormir mucho.
  • El niño no debe salir de la casa para ir al trabajo, la escuela o a la guardería; actúe como se lo haya indicado el pediatra. A menos que el niño visite al pediatra, manténgalo en casa hasta que no tenga fiebre durante 24 horas sin el uso de medicamentos.

Indicaciones generales


  • Haga que su hijo:
    • Se cubra la boca y la nariz cuando tosa o estornude.
    • Se lave las manos con agua y jabón frecuentemente, en especial después de toser o estornudar. Haga que el niño use desinfectante para manos con alcohol si no dispone de agua y jabón.
  • Use un humidificador de vapor frío para agregar humedad al aire de la habitación del niño. Esto puede facilitar la respiración del niño.
  • Si el niño es pequeño y no puede soplarse la nariz con eficacia, use una pera de goma para succionar la mucosidad de la nariz como se lo haya indicado el pediatra.
  • Concurra a todas las visitas de control como se lo haya indicado el pediatra del niño. Esto es importante.

¿Cómo se evita?

  • Vacune al niño contra la gripe todos los años. Esto se recomienda para todos los niños de 6 meses de edad en adelante. Pregúntele al pediatra cuándo se le debe colocar al niño la vacuna contra la gripe.
  • Evite que el niño tenga contacto con personas que están enfermas durante la temporada de resfrío y gripe. Generalmente es durante el otoño y el invierno.

Comuníquese con un médico si el niño:

  • Desarrolla nuevos síntomas.
  • Produce más mucosidad.
  • Tiene algo de lo siguiente:
    • Dolor de oído.
    • Dolor en el pecho.
    • Diarrea.
    • Fiebre.
    • Tos que empeora.
    • Náuseas.
    • Vómitos.

Solicite ayuda inmediatamente si el niño:

  • Presenta dificultad para respirar.
  • Empieza a respirar rápidamente.
  • La piel o las uñas se le ponen de color azulado o morado.
  • No bebe la cantidad suficiente de líquidos.
  • No se despierta ni interactúa con usted.
  • Tiene dolor de cabeza repentino.
  • No puede comer ni beber sin vomitar.
  • Tiene dolor intenso o rigidez en el cuello.
  • Es menor de 3 meses y tiene una temperatura de 100.4 °F (38 °C) o más.

Resumen

  • La gripe, también llamada “influenza” es una infección viral que afecta principalmente a las vías respiratorias.
  • Los síntomas de la gripe suelen durar de 4 a 14 días.
  • El niño no debe salir de la casa para ir al trabajo, la escuela o a la guardería; actúe como se lo haya indicado el pediatra.
  • Vacune al niño contra la gripe todos los años. Esta es la mejor forma de prevenir la gripe.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;