Contenidodeinteracciónconelpaciente

Mastitis

Para descargar la versión traducida al ucraniano haga clic en el siguiente enlace

Nov.02.2021
View related content
 Mastitis

Mastitis

Mastitis

La mastitis es una inflamación del tejido mamario. Ocurre con mayor frecuencia en las mujeres que amamantan, pero también puede afectar a otras mujeres y, a veces, incluso a los hombres.

¿Cuáles son las causas?

Generalmente, la causa de esta afección es una infección bacteriana. Las bacterias pueden ingresar al tejido mamario través de cortes o grietas en la piel. Esto es habitual al amamantar, debido a que los pezones pueden tener grietas o irritación. En algunos casos, la mastitis puede ocurrir cuando no hay cortes ni grietas en la piel. Por lo general, se debe a que se tapan los conductos galactóforos.

Otras causas son las siguientes:
  • Un piercing en los pezones.
  • Algunas formas de cáncer de mama.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

Los síntomas de esta afección incluyen:
  • Hinchazón, enrojecimiento, dolor a la palpación y dolor en la zona de la mama. La zona también puede sentirse caliente al tacto. Por lo general, estos síntomas afectan la parte superior de la mama, hacia la región de la axila.
  • Hinchazón de los ganglios que se encuentran debajo del brazo, en el mismo lado.
  • Secreción por el pezón.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pulso rápido.
  • Fatiga, dolor de cabeza y dolores musculares similares a los que se experimentan cuando se tiene gripe.

Si la infección no se trata, puede formarse una acumulación de pus o un absceso en la mama.

¿Cómo se diagnostica?

Habitualmente, esta afección puede diagnosticarse en función de un examen físico y de sus síntomas. También pueden hacerle otras pruebas, por ejemplo:
  • Pruebas de sangre para determinar si el cuerpo está combatiendo una infección bacteriana.
  • Una mamografía o una ecografía para descartar otros problemas o enfermedades.
  • Análisis de pus y otros líquidos. Puede extraerse pus de la mama y analizarse en el laboratorio. Si hay un absceso, podrán retirarle el líquido con una aguja. Esta prueba también se usa para confirmar el diagnóstico e identificar el tipo de bacteria que causa la mastitis.
  • Cultivo y análisis de la leche materna para detectar bacterias. Esto se hace solo si está amamantando.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de esta afección puede incluir lo siguiente:
  • Aplicar compresas calientes o frías en la zona afectada.
  • Analgésicos.
  • Un antibiótico para tratar una infección bacteriana. Estos generalmente se toman por boca.
  • Cuidado personal, incluido descansar y beber más líquidos.
  • Extraer el líquido con una aguja, si se ha formado un absceso.

En ocasiones, la mastitis que se produce debido al amamantamiento mejora sin tratamiento; por lo tanto, el médico podrá indicarle que espere 24 horas después de verla por primera vez para decidir si necesita recetarle un medicamento. Es posible que le informen sobre las distintas maneras de ayudar a manejar la lactancia, como continuar amamantando o extraer leche para garantizar un flujo de leche adecuado.

Siga estas instrucciones en su casa:

Si está amamantando:

  • Continúe vaciando las mamas con la mayor frecuencia posible. Para vaciar las mamas, puede amamantar a su bebé o usar un sacaleche. Así, disminuirá la presión y el dolor que conlleva tener las mamas congestionadas.
    • Pregunte a su médico si debe hacer cambios en su rutina de amamantamiento o extracción de leche.
  • Durante el amamantamiento, vacíe la primera mama completamente antes de amamantar con la otra. Si el bebé no vacía la mama en su totalidad, utilice un sacaleche para vaciarla.
  • Mantenga los pezones secos y limpios.
  • Realice un masaje en la mama durante las sesiones de amamantamiento o de extracción de leche.
  • Si se le indica, aplique calor húmedo en el área afectada de la mama, justo antes de amamantar o de extraer leche. Use la fuente de calor que el médico le haya recomendado.
  • Si se le indica, coloque hielo en la zona afectada de la mama, inmediatamente después de amamantar o extraer leche. Para hacer esto:
    • Ponga el hielo en una bolsa plástica.
    • Coloque una toalla entre la piel y la bolsa.
    • Deje el hielo en el lugar durante 20 minutos.
    • Retire el hielo si la piel se pone de color rojo brillante. Esto es muy importante. Si no puede sentir dolor, calor o frío, tiene un mayor riesgo de que se dañe la zona.
  • Si debe regresar a trabajar, use un sacaleche mientras está en el trabajo para mantener su cronograma de lactancia.
  • Evite que las mamas se llenen mucho de leche (congestión mamaria).

Medicamentos

  • Use los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • Si le recetaron un antibiótico, tómelo como se lo haya indicado el médico. No deje de tomar el antibiótico aunque comience a sentirse mejor.

Instrucciones generales

  • No use un sostén demasiado ajustado o con aro. Use un sostén blando, de soporte.
  • Beba suficiente líquido como para mantener la orina de color amarillo pálido. Esto es muy importante si tiene fiebre.
  • Descanse mucho.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento. Esto es importante.

Comuníquese con un médico si:

  • Tiene una secreción similar a pus por la mama.
  • Tiene fiebre.
  • Los síntomas no mejoran en el término de 2 días después de iniciar el tratamiento.

Solicite ayuda de inmediato si:

  • El dolor y la hinchazón empeoran.
  • Tiene dolor y no puede controlarlo con la medicación.
  • Observa una línea roja que se extiende desde la mama hasta la axila.

Resumen

  • La mastitis es una inflamación del tejido mamario. Ocurre con mayor frecuencia en las mujeres que amamantan, pero también puede afectar a otras mujeres que no amamantan y a algunos hombres.
  • Generalmente, la causa de esta afección es una infección bacteriana.
  • Esta afección se puede tratar con compresas calientes o frías, medicamentos, autocuidado y determinadas estrategias de amamantamiento.
  • Si le recetaron un antibiótico, tómelo como se lo haya indicado el médico. No deje de tomar el antibiótico aunque comience a sentirse mejor.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;