Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Apr.21.2022
 Opioid Overdose

Sobredosis de opioides

Opioid Overdose

Los opioides son fármacos que se usan con frecuencia para tratar el dolor. Los opioides incluyen drogas ilegales, como la heroína, así como analgésicos recetados, como codeína, morfina, hidrocodona y fentanilo.

La sobredosis de opioides ocurre cuando se ingiere demasiada cantidad de un opioide. La sobredosis puede ser intencional o accidental y puede suceder con cualquier tipo de opioide.

Los efectos de una sobredosis pueden ser leves, peligrosos o, incluso, mortales. La sobredosis de opioides es una emergencia médica.

¿Cuáles son las causas?

Esta afección puede ser causada por lo siguiente:
  • Consumo excesivo deliberado de un opioide.
  • Consumo excesivo accidental de un opioide.
  • Usar dos o más sustancias que contengan opioides al mismo tiempo.
  • Tomar un opioide junto con una sustancia que afecte el corazón, la respiración o la presión arterial. Estas incluyen el alcohol, los tranquilizantes, las pastillas para dormir, las drogas y algunos medicamentos de venta libre.

Este problema también puede deberse a un error cometido por:
  • El médico que receta un medicamento.
  • El farmacéutico que despacha la receta.

¿Qué incrementa el riesgo?

Es más probable que esta afección ocurra en:
  • Los niños. Pueden sentirse atraídos por los comprimidos coloridos. Debido al tamaño pequeño de los niños, incluso una poca cantidad de este medicamento puede ser peligrosa.
  • Personas de edad avanzada. Pueden tomar diferentes medicamentos. Las personas de edad avanzada pueden tener dificultades para leer las etiquetas o recordar cuándo tomaron sus medicamentos por última vez. También pueden ser más sensibles a los efectos de los opioides.
  • Las personas que tienen afecciones crónicas, especialmente enfermedades cardíacas, hepáticas, renales o neurológicas.
  • Las personas que toman un opioide durante un largo período de tiempo.
  • Las personas que toman opioides y usan drogas ilegales, como la heroína, u otras sustancias, como el alcohol.
  • Personas que:
    • Tienen antecedentes de consumo excesivo de drogas o alcohol.
    • Tienen ciertas afecciones de salud mental.
    • Tienen antecedentes de sobredosis de drogas.
  • Personas que toman opioides no recetados por el médico.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

Los síntomas de esta afección dependen del tipo de opioide y de la cantidad que se haya tomado. Los síntomas frecuentes incluyen los siguientes:
  • Somnolencia o dificultad para despertarse.
  • Confusión.
  • Dificultad para hablar.
  • Disminución de la respiración y pulso lento (bradicardia).
  • Náuseas y vómitos.
  • Pupilas anormalmente pequeñas.

Los signos y síntomas que requieren tratamiento de emergencia incluyen:
  • Piel fría, húmeda y pálida.
  • Labios y uñas azules.
  • Vómitos.
  • Sonidos crujientes en la garganta.
  • Pulso muy lento o difícil de detectar.
  • Respiración muy irregular, lenta, ruidosa o difícil de detectar.
  • Incapacidad para responder con palabras o para despertar (estupor).
  • Convulsiones.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se diagnostica en función de los síntomas y los antecedentes médicos. Es importante informarle al médico lo siguiente:
  • Todos los opioides que consumió.
  • Cuándo consumió los opioides.
  • Si estuvo tomando alcohol o consumió marihuana, cocaína u otras drogas.

El médico le hará un examen físico. Este examen puede incluir lo siguiente:
  • Controlar y supervisar la frecuencia y el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria, la temperatura y la presión arterial.
  • Medir los niveles de oxígeno en la sangre.
  • Controlar si tiene las pupilas anormalmente pequeñas.

También se le pueden realizar análisis de sangre u orina. Pueden hacerle radiografías si tiene problemas respiratorios graves.

¿Cómo se trata?

Esta afección requiere tratamiento médico inmediato y hospitalización. Revertir los efectos del opioide es el primer paso del tratamiento. Si tiene un kit Narcan o naloxona, úselo de inmediato. Siga las instrucciones de su médico. Un amigo o familiar también puede ayudarlo con esto.

El resto del tratamiento se administrará en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital. El tratamiento en el hospital puede incluir lo siguiente:
  • La administración de sales y minerales (electrolitos) junto con líquidos a través de una vía intravenosa.
  • Inserción de un tubo de respiración (tubo endotraqueal) en las vías respiratorias para ayudarlo a respirar si no puede respirar por sus propios medios o está en peligro de no poder hacerlo.
  • Administración de oxígeno a través de un tubo pequeño que se coloca debajo de la nariz.
  • La colocación de una sonda a través de la nariz hasta el estómago (sonda nasogástrica o sonda NG) para vaciar el estómago.
  • Administrar medicamentos que:
    • Aumenten la presión arterial.
    • Alivien las náuseas y los vómitos.
    • Alivien el dolor y los cólicos abdominales.
    • Reviertan los efectos del opioide (naloxona).
  • Controlar el corazón y los niveles de oxígeno.
  • Recibir asesoramiento psicológico y apoyo para la salud mental si consumió, de manera intencional, una cantidad excesiva de medicamentos o drogas.

Siga estas instrucciones en su casa:

Three cups showing dark yellow, yellow, and pale yellow urine.

Medicamentos

  • Use los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • Siempre debe pedirle al médico que le informe sobre los posibles efectos secundarios e interacciones con cualquier medicamento nuevo que empiece a tomar.
  • Tenga una lista de todos los medicamentos que toma, incluso los medicamentos de venta libre. Lleve esa lista con usted a todas las consultas con el médico.

Instrucciones generales

  • Beber suficiente líquido como para mantener la orina de color amarillo pálido.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento. Esto es importante.

¿Cómo se evita?

  • Lea los prospectos que vienen con los analgésicos opioides.
  • Tome los medicamentos solamente como se lo haya indicado el médico. No tome más medicamento de lo que le han indicado. No tome los medicamentos con más frecuencia de lo que le han indicado.
  • No beba alcohol ni tome sedantes mientras toma opioides.
  • No consuma drogas ilegales ni de uso recreativo, como la cocaína, el éxtasis y la marihuana.
  • No tome opioides que no le haya recetado el médico.
  • Guarde todos los medicamentos en envases seguros que estén fuera del alcance de los niños.
  • Trate de obtener ayuda si está luchando contra:
    • El consumo de alcohol o drogas.
    • La depresión u otro problema de salud mental.
    • Pensamientos acerca de lastimarse a usted mismo o a otra persona.
  • Tenga el número del centro de toxicología local cerca de su teléfono fijo o agéndelo en su teléfono móvil. En los EE. UU., el número de la línea directa del National Poison Control Center (Centro Nacional de Toxicología) es (800) 222-1222.
  • Si le recetaron naloxona, asegúrese de entender cómo tomarla.

Comuníquese con un médico si:

  • Necesita ayuda para comprender cómo tomar los analgésicos.
  • Siente que los medicamentos son muy fuertes.
  • Está preocupado porque los analgésicos no le alivian el dolor.
  • Le aparecen síntomas nuevos o efectos secundarios al tomar los medicamentos.

Solicite ayuda de inmediato si:

  • Usted u otra persona tienen síntomas de una sobredosis de opioide. Solicite ayuda aunque no esté seguro.
  • Tiene pensamientos acerca de lastimarse a usted mismo o a otras personas.
  • Tiene los siguientes síntomas:
    • Dolor en el pecho.
    • Dificultad para respirar.
    • Pérdida de la conciencia.

Estos síntomas pueden representar un problema grave que constituye una emergencia. No espere a ver si los síntomas desaparecen. Solicite atención médica de inmediato. Comuníquese con el servicio de emergencias de su localidad (911 en los Estados Unidos). No conduzca por sus propios medios hasta el hospital.

Si alguna vez siente que puede lastimarse o lastimar a otras personas, o tiene pensamientos de poner fin a su vida, busque ayuda de inmediato. Puede dirigirse al departamento de emergencias más cercano o bien:
  • Comuníquese con el servicio de emergencias de su localidad (911 en los Estados Unidos).
  • Llame a una línea de asistencia al suicida y atención en crisis como National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-8255. Está disponible las 24 horas del día en los EE. UU.
  • Envíe un mensaje de texto a la línea para casos de crisis al 741741 (en los EE. UU.).

Resumen

  • Los opioides son fármacos que se usan con frecuencia para tratar el dolor. Entre los opioides se incluyen algunas drogas como la heroína, así como también analgésicos recetados.
  • La sobredosis de opioides ocurre cuando se ingiere demasiada cantidad de un opioide.
  • Las sobredosis pueden ser intencionales o accidentales.
  • La sobredosis de opioides es muy peligrosa. Es una emergencia potencialmente mortal.
  • Si usted o alguien que conoce está experimentando una sobredosis de opioides, obtenga ayuda de inmediato.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;