Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Jul.21.2021
 Panic Attack

Crisis de angustia

Panic Attack

Una crisis de angustia es un episodio repentino de ansiedad grave, temor o malestar que causa síntomas físicos y emocionales. La crisis puede generarse como respuesta a algo atemorizante, o puede ocurrir sin una razón conocida.
Los síntomas de la crisis de angustia son similares a los de un infarto de miocardio o accidente cerebrovascular. Ante una crisis de angustia, es importante que consulte con su médico para descartar esas condiciones.
Una crisis de angustia es un síntoma de otra afección. La mayoría de las crisis de angustia desaparecen al tratar el problema preexistente. Si tiene crisis de angustia con frecuencia, es probable que tenga una afección llamada trastorno de angustia.

¿Cuáles son las causas?

Las causas de una crisis de angustia pueden ser las siguientes:
  • Una situación extrema y potencialmente mortal, como una guerra o un desastre natural.
  • Un trastorno de ansiedad, como un trastorno por estrés postraumático.
  • Depresión.
  • Determinadas afecciones médicas, lo que incluye problemas cardíacos, afecciones neurológicas e infecciones.
  • Ciertos medicamentos de venta libre o recetados.
  • Drogas que aumentan la frecuencia cardíaca y la presión arterial, como las metanfetamina.
  • Alcohol.
  • Suplementos que aumentan la ansiedad.
  • Trastorno de angustia.

¿Qué incrementa el riesgo?

Es más probable que sufra esta afección si:
  • Tiene un trastorno de ansiedad.
  • Tiene otra afección de salud mental.
  • Toma ciertos medicamentos.
  • Consume alcohol, drogas u otras sustancias.
  • Está sumamente estresado.
  • Acontecimientos importantes de la vida le generan más sentimientos de ansiedad y depresión.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

Las crisis de angustia son repentinas y, por lo general, duran alrededor de 20 minutos. Estas ocurren con uno o más de los siguientes:
  • Palpitaciones.
  • Sensación que los latidos cardíacos son irregulares o más rápidos que lo normal (palpitaciones).
  • Sudoración.
  • Temblores o sacudidas.
  • Dificultad para respirar o sensación de asfixia.
  • Sensación de ahogo.
  • Dolor o molestias en el pecho.
  • Náuseas o una sensación extraña en el estómago.
  • Mareos o sensación de desvanecimiento, o sentir que se va a desmayar.
  • Escalofríos o sofocos.
  • Entumecimiento u hormigueos en los labios, las manos o los pies.
  • Sentirse confundido, o sentir que no es usted mismo.
  • Miedo de perder el control o ser emocionalmente inestable.
  • Temor a la muerte.

¿Cómo se diagnostica?

Las crisis de angustia se diagnostican con una evaluación que realiza el médico. Durante la evaluación, el médico le preguntará acerca de:
  • Sus antecedentes en materia de ansiedad, depresión y crisis de angustia.
  • Sus antecedentes médicos.
  • Si bebe alcohol, consume sustancias ilegales, toma suplementos o medicamentos. Sea honesto en relación al uso de sustancias.
El médico también podrá hacer lo siguiente:
  • Otras pruebas de sangre u otros tipos de pruebas para descartar afecciones médicas graves.
  • Derivarlo a un profesional de la salud mental para que realice más evaluaciones.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la crisis de angustia depende de la causa:
  • Si la causa es un problema médico, su médico tratará dicho problema o lo derivará a un especialista.
  • Si la causa es emocional, puede indicarle medicamentos contra la ansiedad o derivarlo a un psicólogo. Estos medicamentos pueden disminuir la frecuencia de las crisis, reducir su gravedad, y disminuir la ansiedad.
  • Si la causa es un medicamento, su médico le indicará que lo deje de tomar, que cambie la dosis o que tome un medicamento diferente.
  • Si la causa es una droga, el tratamiento puede consistir en esperar que desaparezcan los efectos y tomar medicamentos para que dicha droga abandone su organismo o contrarreste los efectos. Las crisis provocadas por un consumo excesivo de drogas pueden continuar incluso después de dejar de consumir dicha droga.

Siga estas instrucciones en su casa:

  • Use los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • Si se siente ansioso, limite la ingesta de cafeína.
  • Cuide su salud física y mental al:
    • Llevar una dieta equilibrada que incluya gran cantidad de frutas frescas y verduras, cereales integrales, carnes magras y lácteos descremados.
    • Descansar lo suficiente. Trate de dormir de manera ininterrumpida de 7 a 8 horas todas las noches.
    • Hacer actividad física con regularidad. Trate de hacer por lo menos 30 minutos de actividad física 5 días por semana.
    • No fume. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con el médico.
    • Limite el consumo de alcohol a no más de 1 medida por día si es mujer y no está embarazada y a 2 medidas por día si es hombre. Una medida equivale a 12 oz de cerveza, 5 oz de vino o 1½ oz de bebidas alcohólicas de alta graduación.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el médico. Esto es importante. Las crisis de angustia pueden tener problemas físicos o emocionales preexistentes, y su diagnóstico correcto lleva tiempo.

Comuníquese con un médico si:

  • Los síntomas no mejoran o empeoran.
  • No puede tomar los medicamentos como se lo han indicado debido a los efectos secundarios.

Solicite ayuda de inmediato si:

  • Tiene pensamientos serios acerca de lastimarse a usted mismo o a otras personas.
  • Tiene síntomas de una crisis de angustia. No conduzca por sus propios medios hasta el hospital. Deje que alguien lo lleve o llame a una ambulancia.
Si alguna vez siente que puede lastimarse o lastimar a los demás, o tiene pensamientos de poner fin a su vida, busque ayuda de inmediato. Puede dirigirse al servicio de emergencias más cercano o comunicarse con:
  • Servicio de emergencias de su localidad (911 en EE. UU.).
  • Una línea de asistencia al suicida y atención en crisis, como National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio), al 1-800-273-8255. Está disponible las 24 horas del día.

Resumen

  • Una crisis de angustia es señal de un problema de salud o afección de salud mental grave. Solicite ayuda de inmediato. No conduzca por sus propios medios hasta el hospital. Deje que alguien lo lleve o llame a una ambulancia.
  • Consulte siempre con un médico para que le diagnostique las razones correctas de la crisis de angustia.
  • Si la crisis de angustia fue causada por un problema físico, siga las indicaciones de su médico en cuanto a los medicamentos, derivación a un especialista y cambios en el estilo de vida.
  • Si la crisis de angustia fue causada por un problema emocional, siga los consejos de un especialista certificado en salud mental.
  • Si siente que puede dañarse a usted mismo o a los demás, llame al 911 y obtenga ayuda de inmediato.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;