Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Sep.02.2020
 Stress, Adult

Estrés en los adultos

Stress, Adult

El estrés es una reacción normal a los sucesos de la vida. Es lo que se siente cuando la vida le exige más de lo que está acostumbrado o más de lo que cree que puede manejar. Un poco de estrés puede ser útil, por ejemplo, cuando se estudia para una prueba o se debe cumplir con una fecha límite para un trabajo. El estrés muy frecuente o que dura mucho tiempo puede causar problemas. Puede afectar la salud emocional y dificultar las relaciones y las actividades cotidianas normales. El exceso de estrés puede debilitar el sistema de defensa del cuerpo (sistema inmunitario) y aumentar el riesgo de tener enfermedades físicas. Si ya tiene un problema médico, el estrés puede empeorarlo.

¿Cuáles son las causas?

Todos los sucesos de la vida pueden causar estrés. Un suceso que le causa estrés a una persona puede no ser estresante para otra. Los sucesos más importantes de la vida, sean positivos o negativos, suelen causar estrés. Por ejemplo:
  • Perder un trabajo o empezar un trabajo nuevo.
  • Perder a un ser querido.
  • Mudarse a una casa o un barrio nuevos.
  • Casarse o divorciarse.
  • Tener un bebé.
  • Lesionarse o enfermarse.
Los sucesos de la vida menos evidentes también pueden causar estrés, especialmente si ocurren día tras día o combinados entre sí. Por ejemplo:
  • Trabajar muchas horas.
  • Conducir en medio del tráfico.
  • Cuidar de los niños.
  • Tener deudas.
  • Estar en una relación difícil.

¿Cuáles son los signos o síntomas?

El estrés puede causar síntomas emocionales, entre ellos, los siguientes:
  • Ansiedad. Sentirse preocupado, temeroso, nervioso, abrumado o fuera de control.
  • Enojo, incluso irritación o impaciencia.
  • Depresión. Sentirse triste, decaído, desesperanzado o culpable.
  • Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.
El estrés puede causar síntomas físicos, entre ellos, los siguientes:
  • Dolores y molestias. Estos pueden afectar la cabeza, el cuello, la espalda, el estómago u otras zonas del cuerpo.
  • Rigidez muscular o tensión mandibular.
  • Poca energía.
  • Dificultad para dormir.
El estrés puede provocar conductas poco saludables, entre ellas, las siguientes:
  • Comer para sentirse mejor (comer en exceso) o saltear comidas.
  • Trabajar mucho o postergar tareas.
  • Fumar, beber alcohol o consumir drogas para sentirse mejor.

¿Cómo se diagnostica?

El estrés se diagnostica a través de una evaluación que realiza el médico. Esta afección se puede diagnosticar en función de lo siguiente:
  • Sus síntomas y cualquier suceso estresante que le haya ocurrido en la vida.
  • Sus antecedentes médicos.
  • Estudios para descartar otras causas de los síntomas.
Según la afección, el médico podrá derivarlo a un especialista para que le haga más evaluaciones.

¿Cómo se trata?

El tratamiento recomendado para el estrés son las técnicas de control del estrés. Generalmente, no se recomiendan medicamentos para el tratamiento del estrés.
Entre las técnicas para reducir su respuesta a los sucesos estresantes de la vida, se incluyen las siguientes:
  • Identificación del estrés. Observarse a sí mismo para detectar síntomas de estrés e identificar sus causas. Estas habilidades pueden ayudarlo a evitar sucesos estresantes o a prepararse para ellos.
  • Control del tiempo. Establezca las prioridades, lleve un calendario de los sucesos y aprenda a decir “no”. Estas medidas pueden ayudarlo a evitar que asuma muchos compromisos.
Las técnicas para lidiar con el estrés incluyen lo siguiente:
  • Replantearse el problema. Trate de pensar de un modo realista los eventos estresantes en lugar de ignorarlos o tener reacciones exageradas. Intente encontrar los aspectos positivos en una situación estresante, en lugar de enfocarse en los negativos.
  • Actividad física. El ejercicio físico puede liberar la tensión física y emocional. La clave es encontrar un tipo de ejercicio físico que disfrute y practique con regularidad.
  • Técnicas de relajación. Estas relajan el cuerpo y la mente. Nuevamente, la clave es encontrar una o más opciones que disfrute y pueda practicar con regularidad. Por ejemplo:
    • Meditación, respiración profunda o técnicas de relajación progresiva.
    • Yoga o tai chi.
    • Biorretroalimentación, técnicas de plena conciencia o llevar un diario.
    • Escuchar música, estar en contacto con la naturaleza o participar en otros pasatiempos.
  • Llevar un estilo de vida saludable. Siga una dieta equilibrada, tome mucha agua, limite o evite la cafeína y duerma mucho.
  • Tener una red de apoyo fuerte. Pase tiempo con la familia, los amigos y otras personas cuya compañía disfrute. Exprese sus sentimientos y converse acerca de las cosas que le preocupan con alguien en quien confíe.
La orientación o la psicoterapia con un profesional de la salud mental pueden ser de ayuda si tiene dificultades para controlar el estrés por sí solo.

Siga estas instrucciones en su casa:

Estilo de vida

  • Evite las drogas.
  • No consuma ningún producto que contenga nicotina o tabaco, como cigarrillos, cigarrillos electrónicos y tabaco de mascar. Si necesita ayuda para dejar de fumar, consulte al médico.
  • Limite el consumo de alcohol a no más de 1 medida por día si es mujer y no está embarazada, y 2 medidas por día si es hombre. Una medida equivale a 12 oz de cerveza, 5 oz de vino o 1½ oz de bebidas alcohólicas de alta graduación
  • No consuma alcohol ni drogas para relajarse.
  • Lleve una dieta equilibrada que incluya frutas y verduras frescas, cereales integrales, carnes magras, pescado, huevos, frijoles y lácteos descremados. Evite los alimentos procesados y los alimentos con alto contenido de grasa, azúcar y sal.
  • Haga al menos 30 minutos de ejercicio 5 o más días de la semana.
  • Intente dormir de 7 a 8 horas todas las noches.

Instrucciones generales

  • Practique las técnicas de control del estrés como se lo haya indicado el médico.
  • Beba suficiente líquido como para mantener la orina clara o de color amarillo pálido.
  • Use los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el médico. Esto es importante.

Comuníquese con un médico si:

  • Sus síntomas empeoran.
  • Aparecen nuevos síntomas.
  • Se siente abrumado por los problemas y ya no puede manejarlos solo.

Solicite ayuda de inmediato si:

  • Piensa en lastimarse a usted mismo o a otras personas.
Si alguna vez siente que puede lastimarse o lastimar a otras personas, o tiene pensamientos de poner fin a su vida, busque ayuda de inmediato. Puede dirigirse al servicio de emergencias más cercano o comunicarse con:
  • Servicio de emergencias de su localidad (911 en EE. UU.).
  • Una línea de asistencia al suicida y atención en crisis, como National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio), al 1-800-273-8255. Está disponible las 24 horas del día.

Resumen

  • El estrés es una reacción normal a los sucesos de la vida. Puede causar problemas si es muy frecuente o dura mucho tiempo.
  • La mejor forma de tratar el estrés es practicar las técnicas de control del estrés.
  • La orientación o la psicoterapia con un profesional de la salud mental pueden ser de ayuda si tiene dificultades para controlar el estrés por sí solo.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;