Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Jan.08.2020
 Substance Use Disorder

Trastorno por consumo de sustancias

Substance Use Disorder

El trastorno por consumo de sustancias ocurre cuando el consumo reiterado de drogas o alcohol interfiere en la capacidad de una persona para ser productiva. Este trastorno puede causar problemas en la salud mental y física. Puede afectar la capacidad de tener relaciones sanas e impedir que una persona cumpla con sus responsabilidades en el trabajo, en el hogar o en el entorno educativo. También puede llevar a una adicción, que es un trastorno en el que la persona no puede dejar de consumir la sustancia de forma continua por un tiempo.
La adicción modifica la forma en que funciona el cerebro. Debido a estas modificaciones, la adicción es un problema crónico. El trastorno por consumo de sustancias puede ser leve, moderado o grave.
Entre las sustancias que causan este trastorno con más frecuencia, se incluyen las siguientes:
  • Alcohol.
  • Tabaco.
  • Marihuana.
  • Estimulantes, como la cocaína y la metanfetamina.
  • Alucinógenos, como LSD y PCP.
  • Opioides, como heroína y algunos analgésicos recetados.

¿Cuáles son las causas?

Esta afección puede aparecer por muchas razones sociales, psicológicas o físicas complejas, tales como:
  • Estrés.
  • Maltrato.
  • Presión de los pares.
  • Ansiedad o depresión.

¿Qué incrementa el riesgo?

Es más probable que esta afección se manifieste en las personas que:
  • Consumen sustancias para lidiar con el estrés.
  • Han sufrido un abuso.
  • Tienen un trastorno de salud mental, como depresión.
  • Tiene antecedentes familiares de trastorno por consumo de sustancias.

¿Cuáles son los signos o los síntomas?

Los síntomas de esta afección incluyen:
  • Consumo de la sustancia durante períodos más prolongados o en dosis más altas de lo que es normal o lo que está previsto.
  • Deseo prolongado de consumir la sustancia.
  • Imposibilidad de disminuir o frenar el consumo de la sustancia.
  • Pérdida de una cantidad anormal de tiempo consiguiendo, consumiéndola o recuperándose del consumo de la sustancia.
  • Consumo de la sustancia de una forma que interfiere con el trabajo, la escuela, las actividades sociales y las relaciones personales.
  • Consumo de la sustancia incluso después de haber sufrido consecuencias negativas, como:
    • Problemas de salud.
    • Problemas legales o financieros.
    • Pérdida del trabajo.
    • Problemas de pareja.
  • Necesidad cada vez mayor de la sustancia para obtener el mismo efecto (desarrolla tolerancia).
  • Aparición de síntomas desagradables si no consume la sustancia (abstinencia).
  • Consumo de la sustancia para evitar los síntomas de abstinencia.

¿Cómo se diagnostica?

Esta afección se puede diagnosticar en función de lo siguiente:
  • Un examen físico.
  • Sus antecedentes de consumo de sustancias.
  • Sus síntomas. Estos pueden comprender los siguientes:
    • Cómo influye en su vida el consumo de la sustancia.
    • Cambios en la personalidad, la conducta y el estado de ánimo.
    • La presencia de al menos dos síntomas de este trastorno en un período de 12 meses.
    • Problemas de salud relacionados con el consumo de la sustancia, como daño hepático, falta de aire, fatiga, tos o problemas cardíacos.
  • Análisis de sangre y orina para detectar la presencia de alcohol y drogas.

¿Cómo se trata?

El tratamiento para esta afección puede incluir lo siguiente:
  • Interrumpir el consumo de sustancias de forma segura. Para esto, puede ser necesario un tratamiento con medicamentos y una supervisión estricta durante varios días.
  • Recibir asesoramiento grupal e individual de profesionales especialistas en salud mental que ayudan a las personas con trastorno por consumo de sustancias.
  • Permanecer en un centro de tratamiento residencial durante varios días o semanas.
  • Asistir a sesiones diarias de asesoramiento psicológico en un centro de tratamiento.
  • Tomar los medicamentos como se lo haya indicado el médico, con estos fines:
    • Aliviar los síntomas y evitar las complicaciones durante la abstinencia.
    • Tratar otros problemas de salud mental, como depresión o ansiedad.
    • Detener el impulso de consumir al causar los mismos efectos que la sustancia.
    • Bloquear los efectos de la sustancia o reemplazar las sensaciones placenteras por sensaciones desagradables.
  • Participar en un grupo de apoyo para compartir su experiencia con otras personas que están pasando por lo mismo. Estos grupos son una parte importante de la recuperación a largo plazo para muchas personas.
La recuperación puede ser un proceso prolongado. Muchas personas que siguen el tratamiento comienzan a usar la sustancia de nuevo después de haberla dejado (recaída). Tener una recaída no significa que el tratamiento no funcionará.

Siga estas instrucciones en su casa:

  • Tome los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • No consuma ningún tipo de drogas ni alcohol.
  • Evite las tentaciones o los desencadenantes que usted asocia con el consumo de la sustancia.
  • Aprenda técnicas para controlar el estrés y póngalas en práctica.
  • Tenga un plan para los momentos de vulnerabilidad. Obtenga los números de teléfono de las personas que deseen ayudarlo y que estén comprometidos con su recuperación.
  • Asista a grupos de apoyo regularmente. Estos grupos incluyen programas de 12 pasos, como Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo hayan indicado sus médicos. Esto es importante. Esto incluye seguir trabajando con terapeutas y grupos de apoyo.

Comuníquese con un médico si:

  • No puede tomar los medicamentos como se lo han indicado.
  • Los síntomas empeoran.
  • Tiene dificultades para resistir el impulso de consumir drogas o alcohol.

Solicite ayuda inmediatamente si:

  • Tiene recaídas.
  • Cree que puede haber consumido una cantidad excesiva de una droga. El número de la línea directa del National Poison Control Center (Centro Nacional de Toxicología) es (800) 222-1222.
  • Tiene signos de sobredosis. Algunos síntomas son los siguientes:
    • Dolor en el pecho.
    • Confusión.
    • Somnolencia o dificultad para permanecer despierto.
    • Respiración lenta.
    • Náuseas o vómitos.
    • Convulsiones.
  • Pensar seriamente en lastimarse a usted mismo o a otra persona.
La sobredosis es una emergencia. No espere a ver si los síntomas desaparecen. Solicite atención médica de inmediato. Comuníquese con el servicio de emergencias de su localidad (911 en los Estados Unidos). No conduzca por sus propios medios hasta el hospital.
Si alguna vez siente que puede lastimarse a usted mismo o a otras personas, o tiene pensamientos de poner fin a su vida, busque ayuda de inmediato. Puede dirigirse al servicio de emergencias más cercano o comunicarse con:
  • El servicio de emergencias de su localidad (911 en EE. UU.).
  • Una línea de asistencia al suicida y atención en crisis, como la Línea Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline), al 1-800-273-8255. Está disponible las 24 horas del día.

Resumen

  • El trastorno por consumo de sustancias ocurre cuando el consumo reiterado de drogas o alcohol interfiere en la capacidad de una persona para ser productiva.
  • Recibir asesoramiento grupal e individual de profesionales especialistas en salud mental es un tratamiento frecuente para las personas con trastorno por consumo de sustancias.
  • La recuperación puede ser un proceso prolongado. Muchas personas que siguen el tratamiento comienzan a usar la sustancia de nuevo después de haberla dejado (recaída). Una recaída no significa que el tratamiento no funcionará.
  • Asista a grupos de apoyo, como Alcohólicos Anónimos o Narcóticos Anónimos. Estos grupos son una parte importante de la recuperación a largo plazo para muchas personas.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;