Elsevier Logo

Contenidodeinteracciónconelpaciente

¿Qué ocurre cuando su paciente regresa a casa?

¡Conozca más acerca de nuestras soluciones de gestión del paciente - Patient Enagegment - ahora! Convierta a sus pacientes en participantes activos en su atención médica brindándoles acceso fácil a la misma información basada en evidencia en la que confía, pero entregada en un formato fácil de entender.

Feb.18.2020
 Substance Use Disorder and Mental Illness

El trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental

Substance Use Disorder and Mental Illness

El trastorno por consumo de sustancias es una afección que tienen las personas que dependen de una sustancia, como las drogas o el alcohol. Una enfermedad mental es una afección que tienen las personas que experimentan cambios en el estado de ánimo, la conducta o el pensamiento. A veces, estas dos afecciones ocurren al mismo tiempo (trastornos concomitantes) y pueden diagnosticarse juntas (diagnóstico doble).

¿Cuál es la relación entre el trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental?

El trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental pueden presentar los mismos síntomas y tener causas similares, como la exposición a estrés o cambios en las sustancias químicas cerebrales. El riesgo de tener ambas afecciones puede transmitirse de padres a hijos (es hereditario). Las personas con enfermedades mentales suelen usar drogas para intentar aliviar los síntomas, lo cual puede conducir al trastorno por consumo de sustancias. El trastorno por consumo de sustancias suele ocurrir con mayor frecuencia en personas con depresión, esquizofrenia, ansiedad o trastornos de la personalidad. Cuando algunas drogas se usan regularmente, pueden provocar que las personas tengan síntomas de enfermedad mental.

¿Cuáles son los signos o los síntomas?

Los síntomas varían en gran medida para el trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental, especialmente porque estas afecciones pueden estar presentes simultáneamente.
Algunos signos del trastorno por consumo de sustancias pueden ser los siguientes:
  • Incumplimiento de las responsabilidades en el hogar, el trabajo o la escuela.
  • Consumo de sustancias en situaciones peligrosas, como al conducir o usar maquinaria.
  • Asumir grandes riesgos para conseguir drogas o alcohol.
  • Dedicar menos tiempo a las actividades o pasatiempos que solían ser importantes.
  • Cambios en la personalidad o la actitud sin motivo aparente, como estallidos de ira, síntomas de ansiedad o atolondramiento inusual.
  • Intentar ocultar la cantidad de drogas o alcohol que se consume.
  • Aumento del consumo de sustancias con el paso del tiempo, o necesidad de usar más de una sustancia para sentir los mismos efectos (desarrollar tolerancia).
  • Pérdida o aumento de peso de forma repentina.
  • Dormir demasiado o muy poco.
  • Estremecimiento o sacudida que no se puede controlar (temblores), hablar arrastrando las palabras o falta de coordinación.
  • Continuar consumiendo alcohol o drogas aunque ese consumo haya provocado malos desenlaces o consecuencias, como perder un trabajo o terminar una relación.
Algunos signos de enfermedad mental pueden ser los siguientes:
  • Cambios de humor drásticos (cambios en el estado de ánimo).
  • Dormir demasiado o muy poco.
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Distraerse fácilmente.
  • Confusión en los pensamientos o problemas de concentración.
  • Expresión de pensamientos suicidas.
  • Alejarse de los amigos y la familia, o tener cambios repentinos en las conductas o actividades recreativas sociales.
  • Agresión hacia personas y animales.
  • Violar reglas importantes o infringir la ley repetidamente.
  • Tener pensamientos o deseos persistentes que son desagradables o no se pueden controlar (involuntarios). La persona puede sentir la necesidad de actuar para satisfacer esos deseos a fin de calmar la ansiedad.
  • Sentimientos persistentes de tristeza o desesperanza.
  • Creencias falsas (ilusiones).
  • Ver, oír, percibir sabores, percibir olores o sentir cosas que no son reales (alucinaciones).

¿Cómo se diagnostica?

El trastorno por consumo de sustancias y las enfermedades mentales pueden ser difíciles de diagnosticar al mismo tiempo debido a la variedad y complejidad de los síntomas. Como ambas afecciones pueden interactuar, es posible no detectar una de ellas. Por eso es importante que sea absolutamente sincero con el médico sobre las sustancias que consume y los demás síntomas que tiene.
Diagnosticar la afección puede incluir lo siguiente:
  • Un examen físico.
  • Revisar sus antecedentes médicos y síntomas.
El médico podrá derivarlo a un profesional de salud mental para que le haga una evaluación psiquiátrica. Esa evaluación puede incluir:
  • Su consumo de sustancias.
  • Su riesgo de suicidio.
  • Su riesgo de tener conductas agresivas.
  • Su estilo de vida, entorno y situaciones sociales.
  • Su salud física.
  • Sus antecedentes de salud mental y conductas.

¿Cómo se trata?

Lo ideal es tratar el trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental simultáneamente (abordaje de tratamiento integrado). Generalmente, el tratamiento conlleva más de uno de los siguientes métodos:
  • Deshabituación. Esto hace referencia a abandonar el consumo de sustancias bajo la observación de personal médico capacitado. Por lo general, es el primer paso del tratamiento. La deshabituación puede durar hasta 7 días.
  • Rehabilitación. Implica permanecer en un centro de tratamiento donde se puede tener apoyo médico y para la salud mental en todo momento.
  • Medicamentos para aliviar los síntomas de la enfermedad mental y controlar los síntomas causados por dejar de consumir sustancias (síntomas de abstinencia).
  • Grupos de apoyo. Estos grupos lo alientan a hablar sobre sus temores, frustraciones y ansiedades con otras personas que tienen la misma afección.
  • Psicoterapia. Es una terapia individual que puede ayudarle a conocer su enfermedad y aprender modos de lidiar con los síntomas o los efectos secundarios.

Sigue estas instrucciones en tu casa:

Estilo de vida

  • Haga ejercicio regularmente. Tenga un objetivo de 150 minutos de ejercicio moderado (como caminar o andar en bicicleta) o 75 minutos de ejercicio vigoroso (como correr) todas las semanas.
  • Siga una dieta saludable consumiendo gran cantidad de frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras.
  • Evite la cafeína y el tabaco. Pueden empeorar los síntomas y la ansiedad.
  • No beba alcohol ni consuma drogas.
  • Trate de dormir entre 7 y 9 horas todas las noches. Para hacer esto:
    • Mantenga su dormitorio fresco y oscuro.
    • No consuma comidas pesadas durante la hora anterior a irse a dormir.
    • No consuma cafeína antes de irse a dormir.
    • Evite ponerse frente a una pantalla durante algunas horas antes de irse a dormir. Esto implica no mirar televisión ni usar una computadora, teléfono celular o tableta.

Medicamentos

  • Use los medicamentos de venta libre y los recetados solamente como se lo haya indicado el médico.
  • No deje de tomar los medicamentos, a menos que el médico le indique que es seguro que lo haga.
  • Informe al médico sobre los efectos secundarios de los medicamentos que tenga.

Indicaciones generales

  • Siga el plan de tratamiento según las indicaciones. Consulte con su médico para realizar las modificaciones que sean necesarias en su plan de tratamiento.
  • Concurra a las sesiones del grupo de apoyo o de terapia según las indicaciones.
  • Explíqueles su diagnóstico a sus amigos y familiares. Descríbales cuáles son sus síntomas y cuáles son las causas que hacen que comiencen (factores desencadenantes).
  • Evite los factores desencadenantes y los factores que causan estrés que pueden agravar sus síntomas o inducirlo a consumir alcohol o drogas. Pase tiempo junto a su familia y amigos que no consumen sustancias.
  • Reserve tiempo para relajarse y hacer actividades que le brinden tranquilidad, como meditar o escuchar música.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo hayan indicado el médico y el terapeuta. Esto es importante.

Dónde encontrar apoyo

Puede encontrar apoyo para lidiar con el trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental en:
  • Sus médicos o su terapeuta. Estos profesionales pueden brindarle tratamiento o ayudarle a encontrar servicios para tratar su afección.
  • Grupos de apoyo local para personas con su afección. Su médico o terapeuta podría recomendarle un grupo de apoyo. Podría ser un grupo de apoyo en un hospital, un grupo de apoyo de la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness, NAMI), o un grupo de 12 pasos, como Alcohólicos Anónimos (AA) o Narcóticos Anónimos (NA).
  • Familiares y amigos. Dígales qué pueden hacer para brindarle su apoyo durante el proceso de recuperación.

Dónde buscar más información

Puede encontrar más información sobre el trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental en los siguientes lugares:
  • Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (Substance Abuse and Mental Health Services Administration, SAMHSA):
    • En Internet: www.samhsa.gov
    • Línea de ayuda nacional, para hablar con una persona que puede ayudarle a encontrar información sobre servicios de tratamiento en su zona: 1‑877‑726‑4727 (1‑877‑SAMHSA7)
  • Servicios de salud mental del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. (U.S. Department of Health and Human Services): www.mentalhealth.gov
  • Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness, NAMI): www.nami.org
  • Consejo Nacional de Alcoholismo y Drogodependencia (National Council on Alcoholism and Drug Dependence): www.ncadd.org

Comunícate con un médico si:

  • Los síntomas no mejoran o empeoran.
  • Los medicamentos que está tomando le causan efectos secundarios negativos.
  • Quiere hablar sobre la posibilidad de abandonar los medicamentos o el tratamiento.
  • Comienza a consumir una sustancia nuevamente (tiene una recaída).

Solicite ayuda inmediatamente si:

  • Tiene pensamientos acerca de lastimarse a usted mismo o dañar a otras personas.
Si alguna vez siente que puede lastimarse o lastimar a otras personas, o tiene pensamientos de poner fin a su vida, busque ayuda de inmediato. Puede dirigirse al servicio de emergencias más cercano o comunicarse con:
  • El servicio de emergencias de su localidad (911 en EE. UU.).
  • Una línea de asistencia al suicida y atención en crisis, como National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio), al 1-800-273-8255. Está disponible las 24 horas del día.

Resumen

  • El trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental pueden ocurrir al mismo tiempo (trastornos concomitantes) y pueden diagnosticarse juntos (diagnóstico doble).
  • Estas afecciones pueden ser difíciles de diagnosticar al mismo tiempo. Es importante que sea absolutamente sincero con el médico sobre las sustancias que consume y los demás síntomas que tiene.
  • Lo ideal es tratar el trastorno por consumo de sustancias y la enfermedad mental simultáneamente (abordaje de tratamiento integrado).
  • Una parte importante de la recuperación consiste en identificar nuevas formas de lidiar con los factores desencadenantes y las situaciones difíciles.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo hayan indicado el médico y el terapeuta. Sea constante al concurrir a grupos de apoyo o programas de tratamiento.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;