Contenidodeinteracciónconelpaciente

Diabetes Mellitus Tipo 1 En Los Niños, Cuidados Personales

Para descargar la versión traducida al ucraniano haga clic en el siguiente enlace

Jul.19.2022
View related content
 Type 1 Diabetes Mellitus, Self-Care, Pediatric

Diabetes mellitus tipo 1 en los niños, cuidados personales

Type 1 Diabetes Mellitus, Self-Care, Pediatric

El cuidado personal de un niño que tiene diabetes tipo 1 (diabetes mellitus tipo 1) implica mantener su nivel de azúcar en la sangre (glucosa) bajo control a través del equilibrio de los siguientes factores:
  • La insulina.
  • Alimentación.
  • Actividad física.
  • Otros medicamentos, si es necesario.
  • Apoyo del equipo de médicos del niño y de otras personas.

Es importante que usted participe activamente en el cuidado de la diabetes de su hijo. La siguiente información explica lo que debe saber para mantener la diabetes de su hijo bajo control en su casa.

¿Cuáles son los riesgos?

La diabetes puede poner al niño en riesgo de tener otras enfermedades a largo plazo (crónicas). Entre ellas, enfermedad tiroidea, enfermedad celíaca, colesterol alto, enfermedad cardíaca y enfermedad renal. Estos problemas pueden empeorar si no mantiene la glucemia del niño bajo control.

Cómo controlar el nivel de glucemia

  • Controle todos los días la glucemia del niño con la frecuencia que le haya indicado el médico.
  • Hágale controlar a su hijo la A1c (hemoglobina A1c) dos veces al año o más, o con la frecuencia que le haya indicado el médico.
  • El médico establecerá los objetivos personalizados del tratamiento de la glucemia y la hemoglobina A1c para su hijo.

Siga estas instrucciones en su casa:

Medicamentos

  • Adminístrele los medicamentos de venta libre y los recetados al niño solamente como se lo haya indicado el pediatra.
  • Aplique la insulina y dele los demás medicamentos al niño todos los días, como se lo hayan indicado.
  • No permita que el niño se quede sin insulina o sin otros medicamentos. Planifique con antelación para tenerlos siempre a su disposición.
  • Ajuste la dosis de insulina del niño en función de la cantidad de actividad física que el pequeño realiza y de los alimentos que consume. El pediatra de su hijo le indicará cómo hacer esto.

Comida y bebida

Las cosas que el niño come y bebe tienen una incidencia en la glucemia y en las dosis de insulina. Ayudar a su hijo a hacer buenas elecciones permite mantener su diabetes bajo control y evitar otros problemas de salud. Un plan de alimentación saludable incluye consumir proteínas magras, hidratos de carbono complejos, frutas y verduras frescas, productos lácteos con bajo contenido de grasa y grasas saludables.

Programe una cita con un nutricionista certificado para que ayude a establecer un plan de alimentación adecuado para el niño. Asegúrese de que el niño:
  • Siga las indicaciones del pediatra respecto de las restricciones para las comidas o las bebidas.
  • Beba la suficiente cantidad de líquido como para mantener la orina de color amarillo pálido.
  • Mantenga un registro de los hidratos de carbono que consume. Para hacerlo, usted y su hijo pueden leer las etiquetas de información nutricional y aprender cuáles son los tamaños estándares de las porciones de los alimentos.
  • Cumpla con el plan de los días de enfermedad cuando él o ella no pueda comer o beber como lo hace normalmente. Cree este plan de antemano con su hijo y con el pediatra.

El niño siempre debe tener disponible un refrigerio que contenga 15 gramos de hidratos de carbono de acción rápida para tratar la glucemia baja (hipoglucemia).

Actividad

  • Haga que su hijo realice ejercicio con regularidad como se lo haya indicado su pediatra. Esto puede incluir:
    • Hacer ejercicios de elongación y de fortalecimiento, como yoga o levantamiento de pesas, 2 veces o más por semana.
    • Hacer ejercicio de intensidad moderada durante 60 minutos todos los días. El ejercicio de intensidad moderada incluye caminar a paso enérgico, correr y practicar determinados deportes.
  • Es posible que su hijo necesite más hidratos de carbono antes, durante y después de la actividad física. Es importante que su hijo tenga a su disposición un refrigerio que contenga hidratos de carbono, antes, durante y después de hacer actividad física. Esto ayuda a evitar o a tratar la hipoglucemia.
  • Si la glucemia de su hijo está por debajo de lo normal, debe comer un refrigerio que contenga de 5 a 15 gramos de hidratos de carbono antes de realizar actividad física. Su hijo debe comer otro refrigerio que contenga de 5 a 15 gramos de hidratos de carbono por cada 30 minutos de actividad continua que realice.
  • Si su hijo practica un deporte, infórmele al entrenador que tiene diabetes.
  • Hable con el médico antes de que el niño comience un ejercicio o una actividad física nuevos. Trabaje con el médico para ajustar la insulina, los medicamentos o la ingesta de alimentos según sea necesario.

Cuide el cuerpo de su hijo

  • Mantenga el esquema de inmunizaciones de su hijo al día.
  • Programe una cita para que a su hijo le hagan un examen ocular cuando sea mayor de 10 años y si ha tenido diabetes durante 3 a 5 años. Después del primer examen, hay que hacerle al niño un examen ocular todos los años.
  • Examine la piel y los pies de su hijo a diario en busca de cortes, moretones, enrojecimiento, ampollas o llagas.
  • Un médico debería realizarle a su hijo un examen completo de los pies después de iniciada la pubertad. Después del primer examen, hay que hacerle al niño un examen de los pies todos los años.
  • Haga que su hijo:
    • Se cepille los dientes y las encías dos veces al día.
    • Se pase hilo dental una o más veces por día.
    • Vaya al dentista una vez cada 6 meses o con más frecuencia.
  • Haga que un médico le realice análisis de sangre a su hijo todos los años. Si no le han hecho a su hijo un análisis de sangre en más de un año, pregúntele al médico si es necesario que el niño se haga análisis de sangre.
  • Recuerde que los picos de crecimiento y la pubertad pueden afectar la glucemia y la cantidad de insulina que el niño necesita.

Instrucciones generales

  • Comparta el plan de manejo de la diabetes de su hijo con sus cuidadores, incluido el personal de la escuela del niño y las otras personas que viven en su hogar.
  • Los familiares y los cuidadores deben conocer los síntomas de la hipoglucemia y comprender cómo tratarla.
  • Controle la orina de su hijo para detectar la presencia de cetonas:
    • Cuando su hijo esté enfermo.
    • Según como se lo haya indicado el médico.
    • Cuando la glucemia de su hijo esté por encima de 240 mg/dl (13,3 mmol/l) en 2 análisis seguidos. Comuníquese con el médico si esto ocurre y los niveles de cetonas en la orina de su hijo son moderados o altos.
  • Haga que su hijo lleve una tarjeta de alerta médica o use un brazalete o medalla de alerta médica.
  • Enséñele a su hijo a evitar el tabaco y el alcohol.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el pediatra. Esto es importante.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Debemos consultar el niño y yo a un especialista certificado en educación y atención para la diabetes?
  • ¿Dónde puedo encontrar un grupo de apoyo para niños con diabetes?
  • ¿El niño debe tener disponible un kit de glucagón de emergencia?

Dónde buscar más información

  • American Diabetes Association (ADA) (Asociación Estadounidense de la Diabetes): diabetes.org
  • Association of Diabetes Care and Education Specialists (ADCES) (Asociación de Especialistas en Atención y Educación sobre la Diabetes): diabeteseducator.org
  • International Diabetes Federation (IDF) (Federación Internacional de Diabetes): idf.org

Solicite ayuda de inmediato si:

  • El nivel de glucemia del niño está por debajo de 54 mg/dl (3 mmol/l).
  • El niño tiene niveles moderados o altos de cetonas en la orina.

Estos síntomas pueden representar un problema grave que constituye una emergencia. No espere a ver si los síntomas desaparecen. Solicite atención médica de inmediato. Comuníquese con el servicio de emergencias de su localidad (911 en los Estados Unidos).

Resumen

  • El cuidado personal de un niño que tiene diabetes tipo 1 (diabetes mellitus tipo 1) implica mantener su nivel de azúcar en la sangre (glucosa) bajo control. Es posible hacerlo logrando un equilibrio entre la administración de insulina y otros medicamentos, la nutrición, la actividad física y el apoyo de otras personas.
  • Controle todos los días la glucemia del niño con la frecuencia que le haya indicado el médico.
  • Comparta el plan de manejo de la diabetes del niño con los cuidadores del niño.
  • Concurra a todas las visitas de seguimiento como se lo haya indicado el pediatra. Esto es importante.

Esta información no tiene como fin reemplazar el consejo del médico. Asegúrese de hacerle al médico cualquier pregunta que tenga.

;